Tu salón

Buscar un salón

Encuentra el salón más cercano a tu domicilio

Geolocalización

mostrar los salones Jean Louis David más cercano

o

Descubre los hábitos capilares que dañan tu melena
Descubre los hábitos capilares que dañan tu melena
Descubre los hábitos capilares que dañan tu melena
Rituales de tratamiento

5 hábitos que ponen en riesgo la salud de tu melena

Compartir

Peinados, lavados, secado... Analizamos las pequeñas costumbres capilares que pueden dañar tu cabello.

1. Peinarse siempre de la misma forma

¿Nunca sales sin un moño tipo bun, sin tu raya al lado o sin una cola de caballo estricta y bien apretada? Aunque sea muy práctico, esta rutina puede pasarle factura a tu melena. A veces, el cabello enrollado y la presión que ejercen las gomas elásticas tienen un impacto sobre la fibra capilar, que puede dañarse cuando estos hábitos se adoptan de forma repetitiva. Lo mismo sucede cuando te alisas el flequillo cada mañana o te haces la misma raya a diario: estos gestos hacen que tu cuero cabelludo se vuelva más sensible. ¿Quieres un consejo? ¡Multiplica los peinados !

2. Excederse con los lavados

Lavar el cabello es un acto diario para muchas mujeres. Sin embargo, está desaconsejado incluso si tus raíces tienden a engrasarse demasiado rápido. El sebo es una barrera protectora para la fibra capilar que se retira en cada lavado, haciendo que tu melena quede más expuesta a las agresiones externas.

3. Excederse con la cantidad de producto

La cantidad de producto aplicado no es proporcional a la calidad del cuidado que utilizas en tu melena. En realidad, una pequeña dosis de acondicionador o de mascarilla es suficiente para nutrir y reparar el cabello, siempre y cuando respetes los tiempos de actuación. Por el contrario, un exceso de producto puede aportarle pesadez a tu melena, sobre todo si es fina.

4. Frotar el cabello para secarlo

La fricción con la toalla maltrata tu melena. Este gesto que a priori parece tan insignificante enreda el cabello, lo vuelve quebradizo y favorece la electricidad estática y el encrespamiento. ¿Lo ideal? Presionar cada sección de cabello cuidadosamente con un paño, un procedimiento más largo pero mucho más suave.

5. Dormir con el cabello mojado

Irse a dormir con el cabello mojado no deja descansar tu melena. El agua hace que las escamas de queratina de la fibra capilar se levanten y se aflojen, debilitando así la barrera protectora que conforman. De esta forma, tu melena se vuelve más sensible a las agresiones externas, a los roces y a los pliegues de la almohada. El resultado es un cabello quebradizo y con nudos al despertar, ¡presta atención!

Saber más :
Keratin Therapy
Keratin Therapy