Tu salón

Buscar un salón

Encuentra el salón más cercano a tu domicilio

Geolocalización

mostrar los salones Jean Louis David más cercano

o

El diagnóstico para conocer tu tipo de cabello
El diagnóstico para conocer tu tipo de cabello
El diagnóstico para conocer tu tipo de cabello
Pelo dañado

¿Cuál es tu tipo de cabello?

Compartir

Falta de brillo, exceso de sebo, puntas secas... Para cuidar tu melena con un ritual capilar adaptado, el primer paso es determinar tu tipo de cabello. Te damos tres criterios para un diagnóstico exprés.

1. La cantidad de sebo que produce

Cada cabeza secreta el sebo (indispensable para nutrir y proteger la fibra capilar) de manera diferente.
Tu melena es normal si tus mechones son ligeros, flexibles, brillantes y suaves al tacto incluso dos días después del lavado. ¡Estás de suerte! Significa que está perfectamente sana y para cuidarla únicamente necesitas un champú suave y no excederte con los tratamientos.
Tienes el cabello graso si tus raíces se engrasan rápidamente y a tu melena le falta cuerpo. ¿La solución? Lavarte con menos frecuencia el cabello y tratarlo con cuidados purificantes.
Tu melena está seca si está apagada, deshidratada y se vuelve áspera al tacto. Los mechones se enredan con facilidad y a veces se rompen con el cepillado. Además, tienes las puntas abiertas. ¿La causa? Una falta de sebo que debes compensar usando mascarillas nutritivas.
Tienes el cabello mixto si tus raíces son grasas pero el resto de tu melena está seco (puntas y medias puntas). Tu cabeza produce la cantidad suficiente de sebo pero se acumula en las raíces en lugar de hidratar por completo la fibra capilar. ¿Un truco que puedes adoptar? Purificar el cuero cabelludo con una mascarilla de arcilla verde y adoptar un baño de aceite hidratante en el resto del cabello.

Segundo criterio: el diámetro del cabello

Observa un cabello en la luz.
● Si es casi translúcido y apenas lo sientes entre tus dedos, quiere decir que tu cabello es fino.

● Si lo distingues claramente y tiene la textura de un hilo de algodón, significa que posee un tamaño medio.

● Si es muy visible y puedes notar claramente su grosor entre los dedos, tu cabello es grueso.

Tercer criterio: el grado de ondulación de la fibra capilar

Tu melena es lisa si tiene un aspecto muy lacio o si es ligeramente flexible. Por el contrario, es rizada si sus mechones dibujan amplios bucles redondeados. ¿Tu cabello está entre los dos? Entonces significa que es ondulado. En cambio, unos rizos demasiado pequeños indican que tienes el cabello ensortijado.

Ten en cuenta: la naturaleza de tu cabello puede variar con el paso de los años por numerosas razones: las coloraciones sucesivas, el cansancio, las enfermedades, el embarazo, los desajustes hormonales... Lo mejor es que no dejes de prestarle atención.

Saber más :
Oil Therapy
Oil Therapy